Exposición Colectiva con Gabinete de Hygiene !

Del 11 al 15 de Junio en el Mercado de Tapinería ( c/Tapinería, Valencia) participamos en la exposición colectiva organizada por Gabinete de Hygiene. Os esperamos!

Gabinete Hygiene;  http://www.gabinetedehygiene.wordpress.com

 

Bichobola cretaivo con gabinete de hygiene

 

 

Texto de la exposición

Uno de los rasgos que mejor define el arte contemporáneo es su incesante búsqueda de nuevos discursos, de nuevos espacios donde ubicarse y nuevos procedimientos en el siempre complicado hecho de exhibirse. En un momento de crisis económica, política y social, el arte contemporáneo es aún más activo, pues si por algo se caracteriza es porque siempre ha sido capaz de adelantarse a su tiempo. Conocer el arte contemporáneo es tener la intuición del cambio, saber ver más allá de lo que ocurre en el día a día, de la rutina y lo frecuente. Ahora, en este momento, hay muchos elementos que prevén que el cambio, además de inevitable, está en curso. Ya no valen los viejos cauces por los que ha transcurrido el arte contemporáneo, todos estos procedimientos están quedando obsoletos y muy lejos de las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías, en concreto, de la importancia que en su difusión y comprensión tienen las nuevas posibilidades de comunicación. Ya no importa cuánta gente va a una inauguración, ni tan siquiera su repercusión en los medios clásicos de comunicación como la prensa, especializada o no. Ahora con la llegada de las redes sociales, la conectividad 24 horas y las posibilidades digitales, todo queda grabado al instante, las conexiones hacen posible que los eventos circulen por el planeta en cuestión de segundos. Es en este marco donde hay que intentar hacer propuestas heterogéneas, no necesariamente puristas alineadas dentro de un discurso predeterminado siempre al servicio de otros y nunca del de los propios artistas. Desde Gabinete de Hygiene pensamos que lo importante es comunicar, aglutinar y obtener la máxima experiencia posible en el mínimo tiempo. El arte es un lenguaje idóneo para la comunicación de masas, no es algo elitista en sí mismo, lo hacen elitista y alejado de la realidad quienes comercian y se lucran con él. Hay que terminar con ese aura de lo intangible, de lo excepcional para llevarlo a un plano más cotidiano. No en el sentido del Popular Art, que ya hizo un recorrido muy útil en la evolución del arte, sino en la posibilidad de acercarlo a la gente y que definitivamente se convierta, por qué no, en objeto de consumo de masas.

A día de hoy lo interesante es buscar lugares y experiencias basadas en la originalidad de un discurso que vaya más allá del aparentemente correcto sin necesidad de identificarlo con algún movimiento o tendencia artística apoyada desde los más rancios canales del arte institucional y por qué no decirlo, también del subvencionado o del que está al servicio de fines que nada tienen que ver con su condición universal. Gabinete de Hygiene basa su discurso en la interacción de un gran número de propuestas artísticas que nada tienen que ver las unas con las otras donde lo imperante es la diversidad, la posibilidad de ver en un espacio no habitual para la exhibición de arte contemporáneo a artistas con unos trabajos muy dispares. Por lo tanto, debemos superar ya esa fase aséptica, de paredes blancas, para llevar el arte a los mismo espacios donde si funcionan otras muchas propuestas. Quizás el lugar que le corresponde al arte contemporáneo está más allá de esas nuevas catedrales del Siglo XXI a las que llamamos museos de arte contemporáneo y que tantos recursos necesitan para convertirse en el escaparate inmoral de gentes, en ocasiones, con un ego desbordado casi a la misma altura que su deficiencia en conocimientos sobre la propia materia. Espacios que sí tienen sentido en su vertiente de lugares donde debe conservarse la memoria, pero no son un buen instrumento cuando quieren convertirse en motor de la creatividad. Sí, diversidad es lo que proponemos en estos excepcionales locales del nuevo mercado de Tapinería. Un lugar céntrico, idóneo para una experiencia de este tipo donde esperamos que el público, no habitual, acceda a los trabajos de un gran número de artistas que para la ocasión ofrecen un tipo de obra asequible, pensada para este tipo de evento, sin más pretensión que la de generar a parte de sus experiencias propias, una mayor, de conjunto, que nos indique que Valencia se mueve, sigue viva, y que esta, al igual que otras muchas otras experiencias que se están llevando a cabo serán parte del cambio, en una ciudad que, en ocasiones, ha sido capaz de ser vanguardia.